Los inconvenientes de jugar a juegos a escondidas con su perro


Adrienne es adiestradora de perros certificada, consultora de comportamiento, ex asistente veterinaria y autora de "Brain Training for Dogs".

¿A su perro le encanta jugar y mantenerse alejado de usted?

Levante la mano si alguna vez ha jugado un juego de mantenerse alejado con su perro. Si se está rascando la cabeza preguntándose qué diablos es un "juego de mantenerse alejado", entonces sin duda merece una explicación. En realidad, necesitará varias explicaciones, como por qué este juego puede ser bastante contraproducente y por qué debería invertir tiempo en jugar juegos alternativos.

En este artículo cubriremos los siguientes temas.

  • Veremos qué es mantener alejado y por qué los perros se sienten naturalmente atraídos por jugar este juego.
  • Una variante del juego de mantener alejados.
  • Observe cómo un perro juega a mantenerse alejado en acción y su lenguaje corporal asociado.
  • Tres grandes problemas con los juegos de mantener alejados a tu perro.
  • Siete juegos alternativos y productivos que quieres jugar con tu perro.
  • Cuándo mantenerse alejado se vuelve serio y por qué se necesita precaución cuando los perros agarran artículos que no quieren que les quites.

Presentamos el juego Keep-Away

El "juego de mantenerse alejado" es un juego favorito entre los perros; de hecho, les encanta jugar este juego con otros perros e incluso con sus amados dueños si están abiertos a ello. Es un juego que a los perros les encanta jugar porque les resulta natural; no se requiere aprendizaje. Verás cachorros y perros jugar sin que se les enseñe. Los requisitos involucran a un dueño dispuesto a correr un poco (o al menos dispuesto a intentarlo) y un perro al que le guste que lo persigan.

Lo más probable es que tu perro te haya invitado a jugar a este juego muchas veces en el pasado. Por lo general, comienza con un arco de juego con la cola moviéndose salvajemente de lado a lado mientras tu perro te mira, y tal vez te ladra con entusiasmo. Los ojos de su perro están brillantes y su cuerpo tiembla de anticipación. Luego, mientras te mueves ligeramente hacia tu perro, tu perro se aleja abruptamente con la esperanza de que intentes atraparlo. Si los perros pudieran hablar, sus ladridos emocionados dirían: "¡Ven a buscarme, atrápame si caaaaannn!"

Casualmente, este comportamiento parece ocurrir justo cuando realmente necesitas agarrar a tu perro. Es casi como si estuviera leyendo tu mente que es hora de salir del parque para perros o volver adentro después de estar en el patio y lo más probable es que realmente sepa lo que viene a continuación, especialmente si has ensayado el comportamiento de persecución varias veces en el pasado.

Así que ahí estás, te estás moviendo hacia tu perro, y justo cuando está al alcance de tu brazo y estás a punto de agarrar el collar, se desvía y te hace ver como un idiota total. Si te resulta más fácil agarrar peces resbaladizos, sabes a qué me refiero.

Un juego de variantes de "Keep Away"

El juego puede ganar un giro aún más divertido si el perro se lleva algo a la boca. Él se acerca a ti para mostrarte su premio y luego te dice en lenguaje perrito: "¿Quieres esto? ¿Realmente lo quieres? ¡Entonces, ven y cógelo!" seguido de tu perro huyendo.

Muy a menudo, para descontento del propietario, el artículo elegido es algo que se supone que no debe tener. Una vez más, su perro no está siendo travieso o rencoroso cuando hace esto. Él acaba de aprender a través de asociaciones pasadas que solo cuando agarra este artículo en particular, usted se activa y muestra interés en jugar este juego.

Entonces, si cada vez que su perro agarra su costoso sostén de Victoria Secret y usted comienza a gritar y perseguir a su perro de habitación en habitación, ¡felicidades! ¡Acabas de entrenar a tu perro para que ame este juego cada vez más!

Entrenamiento de refuerzo positivo en el trabajo

Ahora, tenga en cuenta que en las ciencias del comportamiento, los comportamientos que se refuerzan tienden a repetirse, (ese es el poder del entrenamiento de refuerzo positivo), así que si te has rendido y has jugado involuntariamente a este juego con tu perro en el pasado, ¡probablemente querrá jugarlo contigo cada vez más!

Sin embargo, puedes pensar: "¿Cómo puede realmente gustarle este juego a mi perro si cada vez que estoy fumando enfadado y maldiciendo mientras trato de atraparlo o recuperar el artículo que consiguió?" Lo más probable es que su perro piense que su repertorio de comportamiento es parte del juego.

Sí, tal vez tu comportamiento de juego sea un poco extraño, pero como lo estás persiguiendo todo el tiempo, tu perro quizás piense que al menos debes divertirte un poco. E incluso si a veces lo dudaba, la adrenalina de ser perseguido reemplazará y posiblemente cancelará su comportamiento frustrado.

Sin mencionar que si estuvo todo el día en el trabajo y su perro estaba solo en casa, ¡incluso esa pequeña atención negativa es muy apreciada en comparación con la falta de atención! De esta manera, tu perro disfruta de un juego divertido y, además, una gran ventaja: tu atención. ¡Probablemente se sentirá como si hubiera ganado el premio gordo!

Así que ahora lo sabes. Ya sea que hayas perseguido a tu perro para atraparlo o para recuperar ese objeto precioso que tiene en la boca, ahora estás involucrado en el juego de mantener alejado a tu perro. Después de todo, se necesitan dos para bailar el tango, pero ¿cuál es el gran problema con este juego? Aunque esto puede parecer un juego bastante inocente, puede tener efectos nocivos.

Odio ser un aguafiestas, pero en los siguientes párrafos proporcionaré algunos detalles de por qué no recomiendo jugar este juego a mis clientes. Y esto se aplica tanto a los dueños frustrados que están tratando desesperadamente de atrapar a sus perros como a los dueños felices a quienes les encanta jugar.

Los problemas de jugar se mantienen alejados con los perros

Así que a tu perro le encanta jugar alejado, eso es un hecho. Ahora bien, hay varios problemas que puede que no veas en este momento, pero que pueden surgir algún día e incluso llevar a algunas consecuencias graves. Así que aquí están los problemas potenciales.

Tu perro jugará difícil de atrapar

Esto puede ser molesto en el parque para perros o cuando él está en el patio y lo quieres adentro, pero puede volverse peligroso en ocasiones cuando necesitas que tu perro se detenga. Por ejemplo, los hijos de un cliente mío jugaban a mantenerse alejados con su perro con regularidad, y un día, no pudieron atraparlo cuando de repente salió disparado por la puerta y corrió hacia el tráfico.

Los intentos de atraparlo estaban cerca de cero, ya que tenía una mala memoria y cada vez que se acercaban, se alejaba corriendo. Si no encuentras juegos más constructivos para jugar con tu amigo de cuatro patas, evita que los juegos corran el riesgo de que tu perro se vaya, vaya y se vaya pronto.

Tu perro agarrará cosas y no se las devolverá

De acuerdo, agarrar su sostén de Victoria Secret puede ser divertido después de todo, pero ¿qué pasa si su perro agarra una batería o un trozo de chocolate de panadería (el tipo de chocolate más dañino que puede tener un perro) que ha dejado en el mostrador? Lo más probable es que en el momento en que veas a tu perro agarrar estos elementos peligrosos, te "activarás" y tu perro sentirá el comienzo del juego. Es probable que se escape con el objeto peligroso, y si realmente quiere mantener el objeto fuera de tu alcance, puede que incluso decida tragarlo más rápido de lo que puedes recuperarlo.

Hace mella en su formación

Verificación de la realidad: si ha jugado a mantenerse alejado con su perro durante bastante tiempo, será más desafiante entrenar a su perro para que recuerde con fuerza y ​​entrenar las señales de "déjalo" y "déjalo", que son señales que salvan vidas porque pueden Evite que su perro acceda a cosas dañinas y las ingiera.

Entonces, si ha jugado a mantenerse alejado con su perro durante mucho tiempo, ¿cómo puede remediar la situación? ¿Está todo perdido? En realidad no, hay varias formas de remediar la situación. En primer lugar, deje de jugar a este juego con su perro, comience a trabajar en el entrenamiento de su perro y, si tiene un perro juguetón y desea seguir jugando juegos divertidos con él, invierta tiempo en jugar juegos alternativos.

7 juegos alternativos para jugar

A todo el mundo le encanta jugar con sus perros, pero algunos juegos son mucho mejores que otros. Los grandes juegos incorporan diversión, allanan el camino para una experiencia de vinculación, brindan estimulación mental e incluso agregan algunos elementos fundamentales de entrenamiento. Aquí hay algunos juegos geniales para jugar como alternativas a mantener alejado.

1. Juego Come-and-Get-Me

Si a su perro le encanta que lo persigan, lo más probable es que le guste correr, por lo que no está de más invertir un poco los roles. A partir de ahora, no cedas a las invitaciones de tu perro para perseguirlo, ¡haz que te persiga a ti! Y cuando llegue a ti, elógialo y recompénsalo con algunas delicias.

Incluso puedes poner el juego en el momento justo. Me gusta decir "¡ven a buscarme!" en un tono de voz emocionado y mis perros vienen corriendo tratando de atraparme. Cuando tu perro te alcance (la mayoría de los perros lo hacen muy rápido, así que date una ventaja con un poco de distancia) dale una golosina o juega a tirar con él.

2. Juego del escondite

Si quieres que el juego sea aún más divertido, conviértelo en el escondite. Pon a tu perro sentado / quieto o tumbado / quieto, luego escóndete en algún lugar y grita "¡ven a buscarme!"

Tu perro vendrá a buscarte y cuando te alcance, recuerda recompensarlo generosamente. De esta manera, si alguna vez necesitas que tu perro se aleje de una situación, puedes redirigirlo para que te persiga en lugar de huir.

3. Juego de round-robin

Otro juego divertido es entrenar recordatorios haciendo sesiones de round-robin. Cuando mis Rottweilers eran jóvenes, mi esposo y yo solíamos colocarnos a distancia y llamábamos a nuestros perros de un lado a otro en un juego divertido que mis perros siempre esperaban con ansias jugar.

Con este juego, mis perros aprendieron a esperar que los llamaran, ya que era divertido jugar y fueron recompensados ​​por venir a nosotros. Con el tiempo, aumentamos significativamente la distancia, si el espacio lo permitía. Estábamos incluso a 100 metros de distancia y nuestros perros siempre estaban ansiosos por correr.

4. Juego Collar-Touch

Los cachorros también deben ser entrenados desde una edad temprana para que acepten los toques del collar. Podemos convertirlo en un divertido juego llamado "collar touch". Empiece a moverse aleatoriamente hacia su perro para darle una golosina. Luego, moviéndote hacia él, toca ligeramente el collar y dale una golosina, luego muévete hacia él, agarra el collar y dale una golosina, luego agarra el collar y camina con tu perro unos pasos dándole golosinas mientras camina a tu lado.

Si hace esto con la suficiente frecuencia, su cachorro esperará que lo "agarre" por el collar. Entrenado correctamente, no se desviará, sino que permanecerá cerca, ¡casi con la esperanza de ser "agarrado"!

Esto también se puede enseñar a perros mayores, pero tenga cuidado y consulte con su adiestrador de perros / asesor de comportamiento si su perro se resiente a que le agarren el collar, ya que esto tomará un enfoque más gradual. Según Dog Star Daily, un buen 20 por ciento de las mordeduras de perros ocurren cuando un dueño intenta agarrar a un perro por el cuello o el collar. Para obtener más información sobre esto, lea mi artículo sobre la sensibilidad del collar de perro.

¿Moraleja de la historia? Haz que estar contigo sea siempre un evento placentero. Si estás en el parque para perros (no me gustan tanto, pero usémoslo solo por un ejemplo), nada mejor que llamar a tu perro, darle un premio y enviarlo de nuevo a jugar. Tu perro pensará que eres la persona más maravillosa del planeta y te lo agradecerá. Casi puedes escucharlo decir a sus amigos de cuatro patas: "Vaya, mi dueño me acaba de llamar, y en lugar de sujetarme la correa y alejarme de mis amigos, no solo me dio un regalo, sino que también me envió de vuelta a jugar. ! "

¿Y cuando debes irte de verdad? ¡Hazlo divertido! Dele una golosina y luego, cuando se ponga la correa, saque su juguete y juegue a tirar o lanzar golosinas mientras caminan juntos y déjelo ir en una búsqueda del tesoro "sobre la marcha". Haga de esto una rutina que espera con ansias. No se sorprenda si día tras día comienza a detenerse para jugar solo para ver cómo está y esperar que sea el momento de jugar sus juegos favoritos con usted en su camino a casa.

5. Juego de búsqueda de dos juguetes

En este momento, tengo un perro al que le enseñaron lo divertido que es mantenerse alejado cuando agarra un artículo. Al propietario le gustaría que aprenda el comando de soltarlo porque se apodera de cosas que no debería. Esto llevará algún tiempo.

Por el momento, me veo obligado a mantenerlo atado porque antes en el patio, me mostró la intención de agarrar un lagarto muerto y, por supuesto, se escaparía con él y posiblemente comería si no me quería. para tenerlo. Desafortunadamente, nos topamos con criaturas muertas de vez en cuando y es difícil para mí inspeccionar todo el patio porque es un acre vallado.

Además de eso, tenemos buitres traviesos a los que les gusta comer en los postes eléctricos y, como son comedores descuidados, ¡siempre dejan caer algunos huesos aquí y allá! Mi objetivo es enseñarle que cuando deja caer las cosas, suceden cosas maravillosas. Así que en estos días le he enseñado el juego de traer dos juguetes. Es una versión modificada de fetch, que usa dos juguetes en lugar de uno:

¿Cómo juegas este juego?

  1. Consiga dos juguetes que sean divertidos de tirar y que su perro encuentre igualmente atractivos. (A este perro le gustan los peluches y tiene un buen repertorio de ellos, así que los he estado usando a mi favor).
  2. Coge un juguete y tíralo.
  3. Deje que se lo lleve a la boca. (Por lo general, cuando tiene un juguete en la boca, se escapa con él, pero queremos acabar con este hábito).
  4. En lugar de perseguirlo cuando tiene un juguete en la boca, estimula su impulso depredador moviendo el otro juguete hasta que esté ansioso por tenerlo.
  5. En este punto, tíralo y dejará caer el juguete que ya tiene en la boca. Enjuague y repita este ejercicio una y otra vez.

¿Qué está aprendiendo en este caso?

Bueno, en primer lugar, ya no está ensayando el comportamiento de atraparme, que es bueno. Además de eso, está aprendiendo que suceden cosas buenas cuando se le cae el juguete en la boca. Así que también gana algo de confianza ya que se entera de que cuando estoy cerca, no estoy tratando de quitarle el juguete de la boca, sino que en realidad le estoy dando otro juguete que es incluso más divertido que el de su boca, ¡ya que se está moviendo! Lo está haciendo muy bien hasta ahora y espera con ansias el partido.

6. El juego "Drop It"

Además de eso, también jugaremos el juego de "soltarlo". Comenzaremos a crear una respuesta condicionada a las palabras "déjalo". Estas palabras deben convertirse en música para los oídos de un perro. Enseñamos esto incluso antes de que tenga un artículo en la boca para que, a través del aprendizaje asociativo, aprenda a asociar la palabra con comer manjares.

Este método fue acuñado por Chirag Patel, un adiestrador certificado de perros y consejero de comportamiento de mascotas que trabaja en el Reino Unido. Su video sobre la caída de entrenamiento se muestra a continuación. Aunque pueda parecer extraño para aquellos que han entrenado "drop it" de la manera tradicional, puedo asegurar que esta es una de las formas más poderosas de entrenar un drop it confiable.

Una advertencia sobre el comando drop it: necesita hacer sesiones de actualización de vez en cuando para evitar que se oxide. Además, considere que un comando drop it es importante, pero también lo es el comando leave it. Comprométase a enseñar ambos.

7. Juego "Say Ahhhhh"

Con los cachorros, también me gusta acondicionarlos desde una edad temprana hasta que les abran la boca, es posible que nunca sepas lo que te depara la vida y un día, el comando de soltarlo por alguna razón puede no funcionar o el artículo puede ser difícil para salir de la boca de los cachorros (piense en un material pegajoso que puede ser dañino), por lo que es posible que deba abrir manualmente la boca de su cachorro para quitarlo.

Enseño esto haciendo que el cachorro sostenga un objeto y luego abra suavemente la boca para quitar el objeto y luego inmediatamente le dará a la boca una golosina de alto valor que es mucho más valiosa que el objeto quitado. Después de un tiempo, la mayoría de los cachorros estarán ansiosos (o al menos colaborativos) de que abras la boca. Esto también funciona muy bien para acostumbrar a esos cachorros jóvenes a que les cepillen los dientes y a que el veterinario les revise la boca para sus futuros exámenes de rutina.

Como se ve, existen excelentes alternativas al juego de mantener alejado y a su perro le encantarán estos juegos. Si tiene un cachorro, comience con el pie derecho, para que pueda evitar problemas importantes, y si tiene un perro adulto, nunca es demasiado tarde para cambiar las tornas a su favor.

Enseñar un fuerte comando de "Suéltalo"

Siempre tenga cuidado

Una advertencia importante a tener en cuenta: a muchos perros les gusta jugar a mantenerse alejados, pero algunos perros realmente no juegan o algunos perros pueden estar jugando hasta que consiguen algo realmente valioso y las cosas se ponen serias.

Estos perros tienen la intención seria de agarrar el artículo robado y mantenerlo fuera de su alcance. Mantener alejado puede comenzar como un juego inocente, pero algunos perros pueden volverse cada vez más protectores, especialmente si logra quitarles el objeto una y otra vez. Un día, un perro puede simplemente salir corriendo con el artículo, y al siguiente puede estar gruñendo y mostrando los dientes para regañarte.

¡Por favor tenga cuidado! Tratar de recuperar el artículo puede ser peligroso y las cosas empeorarán si emplea métodos aversivos como regañar a su perro y agarrarle la boca para quitar el artículo.

Trabaja con un profesional

La modificación del comportamiento conlleva riesgos. Si su perro alguna vez muestra o ha mostrado exhibiciones agresivas hacia usted en el pasado, informe a un profesional de comportamiento canino utilizando métodos sin fuerza.

© 2015 Adrienne Farricelli

Adrienne Farricelli (autor) el 31 de marzo de 2015:

Gracias Besarien, hay muchos juegos de perros que son geniales, pero el juego de mantener alejados al perro tiene sus inconvenientes.

Besarien desde el sur de Florida el 30 de marzo de 2015:

¡Buen artículo! Pocos amigos en la vida traen más alegría que una gran mascota.

Adrienne Farricelli (autor) el 13 de enero de 2015:

¡Muchas gracias por los votos hasta Suhail! Eres dueño de una raza independiente, por lo que acudir cuando te llamen puede ser un desafío. Nunca tuve el placer de trabajar con un kuvasz, pero el verano pasado tuve un Pry y tuve que usar los métodos Really Reliable Recall de Leslie Nelson para obtener algunos resultados. Como buena guardiana de ganado, esta perra estaba muy orientada a hacer controles perimetrales de nuestro jardín y me dijo claramente en un lenguaje perrito que tenía mejores cosas que hacer en lugar de entrenar, por lo que realmente necesitaba una motivación adicional para comenzar antes de cosechar las recompensas del entrenamiento.

Suhail Zubaid alias Clark Kent desde Mississauga, ON el 13 de enero de 2015:

Y un gran comando de vídeo on'drop 'para acompañar al hub.

Suhail Zubaid alias Clark Kent desde Mississauga, ON el 13 de enero de 2015:

¡Oh mi DAWG! Tengo que practicar el recuerdo. Mi kuvasz tiene una mala memoria. Vuelve más temprano que tarde, pero no cuando lo llaman.

Gran leccion. Trabajaré en estos también.

¡Encontró que su centro es increíble y votó a favor!

Adrienne Farricelli (autor) el 13 de enero de 2015:

Gracias por los votos a favor de Tilsontitan, creo que ambos comandos son igualmente importantes y los perros deben estar entrenados para escuchar ambos. "Déjelo" se usa cuando su perro está a punto de meterse en algo, y dejarlo caer es útil una vez que el perro ya tiene algo en la boca. Entonces, si digo que mi Rottie está a punto de recoger un pájaro muerto, puedo detenerlo en seco diciendo déjalo, pero si no lo veo recogiendo el pájaro muerto y ya está en su boca, el comando de soltarlo lo hará. haga que lo escupe de su boca.

María Craig desde Nueva York el 13 de enero de 2015:

Esto fue intrigante. A mi perro le enseñaron "déjalo", pero creo que tu "gota" funciona mejor. Por supuesto, tendré que leer tu "déjalo" para ver si estamos en la misma página.

Mi perro está muy obsesionado con la comida y esto a veces es tanto una desventaja como una ventaja.

Votado, útil, asombroso e interesante. Me encantó el video.

Devika Primić desde Dubrovnik, Croacia el 12 de enero de 2015:

Los perros siempre han sido tan buenos amigos y sus sugerencias parecen muy útiles.


¿Juega tu perro a "Atrápame si puedes"?

¿Tu perro juega a "Atrápame si puedes"?

¿Alguna vez has notado que cuando te acercas a tu perro o alcanzas su collar, él se aleja? ¿Y cuando estás ocupado y deseas que tu perro aprenda a jugar al solitario, no puedes deshacerte de él?

Los perros aprenden a evitar que las manos lleguen a sus collares porque el collar se usa con demasiada frecuencia para arrastrarlo a lugares a los que no quiere ir. Por ejemplo, coge el collar de su perro para sacarlo cuando no quiere ir o para encerrarlo para que no moleste ni atormente al técnico. El collar es tu asa para arrastrarlo cerca de ti y cortarle las uñas, meterlo en la bañera o llevarlo a su jaula antes de salir de casa. Alcanzar el collar de su perro le advierte que algo negativo está a punto de suceder, así que se aleja de su mano. ¿Con qué frecuencia agarra el collar de su perro para algo agradable, como llevarlo a su plato de comida o para conseguir una golosina?

Los dueños de cachorros a menudo, sin darse cuenta, les enseñan a sus cachorros a retroceder cuando alcanzan sus collares. Los cachorros que están demasiado ocupados para ser abrazados y acariciados a menudo evitarán el alcance de su dueño. Coco, una perrita de agua portuguesa de 18 meses, evitaba el alcance de su dueño o que la abrazaran y acariciaran durante el día cuando estaba ocupada investigando su entorno o masticando sus juguetes. Al padre de Coco le encantaba abrazar a Coco y prácticamente la derribaba para acariciarla. Como resultado, Coco desarrolló una fuerte aversión a que la gente se acercara a ella. El dueño de Coco intentó usar golosinas para sobornarla para que se acercara y poder agarrar su cuello. Le ofrecería una golosina y luego agarraría su collar. Coco se volvió extremadamente experta en agarrar la golosina, esquivando la mano de su dueña que alcanzaba el cuello y corriendo a comerse las golosinas en paz. Coco necesitaba aprender que tocar su cuello era positivo. Si su perro se aleja de su mano o se mantiene firme en lugar de acercarse a usted cuando lo llama por su nombre, el juego "Atrapar y soltar" puede enseñarle a su perro que moverse hacia usted es positivo.

El juego de "atrapar y soltar" cambia la conexión negativa que su perro ha hecho con usted cuando busca su collar en una asociación positiva. Juegue diciendo el nombre de su perro y ofrézcale una golosina cuando lo mire. Mantenga el dorso de la mano que sostiene la golosina contra su pierna, al mismo nivel que la cabeza de su perro para que no tenga que saltar para recibir la golosina. No se acerque a su perro, debe acercarse para recibir el premio. Si su perro se inclina hacia usted en lugar de caminar de cerca, retroceda un par de pasos para que tenga que moverse hacia usted para recibir la golosina. Si aún no se acerca a ti después de que retrocedes, obtén un bocadillo más picante como bistec o queso. Mantenga su mano en su pierna incluso mientras su perro toma la golosina. Para evitar que tu perro piense que vas a darle un premio y agarrar su collar, no debes mover tu mano hacia tu perro. Si su mano se mueve hacia su perro, volverá a su respuesta condicionada de retroceder para evitar su mano en su collar. Cuando su perro se mueva y alcance la golosina, déjelo lamer o mordisquear la golosina, manteniendo el dorso de la mano en la pierna. Desliza lentamente tu otra mano debajo de su barbilla hasta el cuello. Rasca su cuello con tus dedos debajo de su collar y después de uno o dos segundos de acariciar debajo del collar, suelta la golosina, suelta el collar y aléjate. Repita el juego de atrapar y soltar con frecuencia en todas las áreas de la casa.

Si su perro comienza a retroceder o desplazar su peso hacia atrás cuando desliza su mano debajo de su barbilla o en su collar, cierre la mano sobre la golosina e inmediatamente retire la mano que se mueve hacia su mentón y collar. Espere uno o dos segundos y abra la mano para que la golosina sea visible mientras está quieto o intente retroceder un par de pasos, invitando a su perro a acercarse nuevamente. Se paciente. Siempre que tu mano no se extienda para agarrar a tu perro o sujetarlo por el collar, eventualmente se acercará y aceptará que lo rasques debajo del collar mientras se come la golosina.

Si no puede ser paciente, pruebe el juego una o dos veces y déjelo para más tarde. Es importante destacar que no recurra a alcanzar el collar de su perro. La parte más difícil de este juego es mantener tu mano en tu pierna mientras tu perro busca tu golosina. La mayoría de las personas no se dan cuenta de que están tratando de alcanzar al perro en lugar de que el perro se acerque a ellos. Incluso puede pedirle a alguien que lo observe durante el juego y le diga si su mano se mueve fuera de su pierna o si está estirando la mano cuando su perro se está moviendo hacia atrás.

Asegúrese de que su perro no agarre la golosina y se escape antes de que usted tenga los dedos en el collar. Si tu perro es un tipo astuto y resbaladizo y no puedes meter los dedos en el collar antes de que él corra hacia él con la golosina, ponle la correa para que no pueda escapar lejos. Él puede recibir la golosina antes de que pongas tu mano en el cuello, pero mientras no lo alcance, la lección todavía le enseña que no tiene que salir corriendo y evitar su mano. Inmediatamente ofrézcale otra golosina sin acercarse a él, déjele que se acerque a la golosina y se volverá más confiado de tomar su golosina sin intentar escapar.

Cuando sienta que su perro ya no tiene la tentación de esquivar su mano y se está moviendo ansiosamente hacia usted para obtener el premio, suba gradualmente el nivel de rendimiento y sostenga un premio con la mano cerrada mientras su otra mano se desliza en el collar y las mascotas de su perro. él. Déle a su perro un elogio verbal y el premio después de quitarle la mano. El objetivo es enseñarle a tu perro que cuando alcanzas su collar suceden cosas buenas.

Siempre retroceda un par de pasos, en lugar de acercarse a su perro cuando lo llame.

Use golosinas de alto valor como bistec, si es necesario, para que su perro se mueva hacia usted.

No se acerque a su perro, se alejará.

No le dé a su perro la golosina que necesita para alcanzar la golosina y tomarla de su mano.

En el caso extremo de "Atrápame si puedes".

Si su perro no viene a buscar su comida favorita, coloque una correa larga en su collar para que pueda pisarla y cerrar cualquier ruta alternativa lejos de usted. No use collares de estrangulamiento o pellizco para este ejercicio. Deberá utilizar un collar que no se ahogue ni se pellizque y que no se salga del cuello de su perro.

Tome la correa larga y sostenga una golosina frente a su pierna. A continuación, aplique LENTAMENTE y GRADUALMENTE tensión o presión para eliminar la holgura de la correa. Cuando sienta que su perro tira contra usted, simplemente mantenga la tensión. No retrocedas. Mantenga la tensión constante y uniforme con la correa contra su cuerpo. Mucha gente no puede resistirse a tirar o no se da cuenta de que está tirando. Piense en usted mismo como un poste de acero incrustado en concreto o un gran árbol enraizado. Si pretendes ser un poste o un árbol y te quedas enraizado en tu lugar, te garantizo que tu perro dejará de tirar de ti antes de que te canses y no pueda aguantar más. Con el tiempo, que puede ser de hasta un par de minutos, su perro se cansará de tirar de usted y dará un paso adelante para liberar la presión. Deje que la correa permanezca floja durante uno o dos segundos y, si se acerca para conseguir el premio, déjelo. Retrocede y repite.

Si su perro no avanza, tenga paciencia y mantenga una presión constante y uniforme sobre la correa. En última instancia, su perro se rendirá ante usted y avanzará porque se desgastará por tirar de usted mucho más rápido de lo que usted se cansará por mantener la tensión. Mantener la tensión con una correa requiere menos energía y fuerza durante la batalla que tirar de la correa. Su paciencia le hará ganar la batalla de voluntades cuando su perro se dé cuenta de que avanzar en busca de una golosina es mucho más fácil y positivo que tirar de la correa. Cuando su perro dé un paso, felicítelo verbalmente y déjelo recibir el premio por seguir adelante. Si su perro avanza pero no alcanza la golosina, no le dé la golosina, simplemente felicítelo verbalmente y vuelva a intentar repetir la lección. Llegará un punto en el que si no le das la golosina a tu perro y él quiere la golosina, la alcanzará.

Cuando su perro se acerque voluntariamente a usted para recibir el premio, comience a trabajar con correas más cortas. Una vez que su perro se acerque fácilmente a usted y le permita deslizar los dedos en el collar sin moverse o moverse hacia atrás, puede eliminar la correa.

En el caso de Coco, su aversión hacia sus dueños que buscaban su collar se desvaneció gradualmente con el juego de "Atrapar y soltar". Los dueños de Coco también aprendieron a respetar su espacio y a abstenerse de acariciarla hasta que ella les pidió que la acariciaran a través de su lenguaje corporal empujando sus manos.

¿Qué pasa si tienes que sujetar el collar de tu perro?

Llega un momento en el que todos deben agarrar el collar de su perro para moverse o inmovilizarlo por seguridad o por un evento desagradable, tal vez para cortarle las uñas o reposicionarlo cuando no quiere que lo muevan de un espacio peligroso. Si tienes que sujetar el collar de tu perro, acarícialo siempre después de colocar la mano en su collar antes de continuar con el evento desagradable. Acariciar después de que colocas tu mano en el collar preserva la asociación positiva de tu mano en su collar y separa el evento desagradable de estar asociado con tu mano en el collar.


Descuentos AARP

Descubra grandes ofertas y ahorros sobre viajes, compras, comidas, entretenimiento, necesidades de salud y más

Pro: Una mascota puede animarte. Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, las mascotas pueden disminuir la presión arterial, los niveles de colesterol y triglicéridos y la sensación de soledad. Un estudio de la Universidad de Missouri incluso encontró que las personas mayores son más propensas a dar paseos regulares cuando su compañero de paseo es un perro.

Estafa: Ciertas mascotas son simplemente la elección incorrecta para su estilo de vida. "Mi abuelo consiguió un cachorro de cockapoo a los 72 años", dice Brandi Hunter del AKC, "y eso le quedó muy bien. Pero si estás entrenando para un maratón, es posible que quieras un collie".

Para evitar un desajuste, aconseja Montes De Oca, haga una evaluación de estilo de vida antes de adoptar una mascota: "¿Eres un dínamo o es el yoga más tu estilo? La respuesta te dirá qué raza favorecer". Y si tiene algún problema de movilidad, sugiere Barbara Moffet de la Liga de Bienestar Animal de Alexandria, Virginia, "podría considerar comprar un gato, un conejo o un conejillo de indias, en lugar de un perro".

Pro: Una vez que haya sopesado de manera racional y objetiva los beneficios y los déficits de tener una mascota, prepárese para las sorpresas: ¿Qué pasa si un animal lo elige a usted? Ahora que lo pienso, esta fase de la vida puede ser el momento ideal para dejar reinar nuestras emociones. Como dice Klein, "cuando tuve mi primer perro en la década de 1960, su comida era 'chow' y las mascotas se consideraban ganado. Pero ahora sabemos que son miembros de nuestra familia".


Fiesta de caza

Se sabe que los gatos son depredadores eficientes, ¡pero no olvides que a los perros también les gusta cazar! En lugar de alimentar a tu perro solo de un cuenco, perfeccionar sus instintos de caza. Esconda algunas de sus croquetas y / o golosinas en áreas de su hogar. Puede esconderlos sin apretarlos o puede usar juguetes y alimentadores de rompecabezas fabricados comercialmente. Si su perro nunca antes ha usado un alimentador de rompecabezas, no lo haga cambiar de golpe. No querrás que su primera caza sea demasiado difícil o es posible que se rindan y luego no sea divertido para tu perro ni para ti. Todavía ofrezca la mayor parte de su comida en su tazón al que están acostumbrados, pero oculte algunas de las croquetas en las áreas que a su perro le gusta más frecuentar.


Jugar con su perro aumenta la socialización y las relaciones

Involucrar a su perro en actividades lúdicas puede mejorar su relación.

Cuando Dusty, nuestro anciano pomerania, viene a cenar, sus pequeños pies (más lentos ahora que antes) hacen un pequeño baile de claqué en anticipación a su próximo plato de comida. Me pongo de rodillas y juego patty-paws con el chico de 14 años, un juego que hemos compartido desde que era pequeño. Sus ojos se iluminan, mete el rabo y corre alegremente por la habitación en una loca carrera. I smile to see my aging pal’s inner puppy emerge, and reassure myself that there’s a lot of life still left in the furry old guy.

Playing does that. It reminds you – and your dog – of the joys in life it makes your eyes light up and your tail tuck with glee it keeps both of you active and young and it strengthens that all-important bond that is so critical to your lifelong relationship.

Finally, play, and the resulting “feel good” mental response that comes with it, can add an important element of fun to your training program. If training isn’t fun for you and your dog, one or both of you will lose interest, and the end result will be that the program – and the relationship – are both at risk for failure.

Playtime for Dogs 101

Different dogs have different play styles. If I tried to play patty-paws with our Australian Kelpie, she would slink away in horror. Her idea of a rousing good time is to help me bring the horses in for their evening grain. Our Cattle Dog mix, Tucker, would rather fetch a stick or a tennis ball, or go jump in the neighbor’s pond. Our Scottish Terrier’s response to the paws activity would be a bored “Whatever . . . ” but he’d be delighted to engage in a game of “Let’s roust critters out of the drainage pipe!”

If you want to play with your dog, it’s important to understand his personal play style. Some dogs are happy to engage in a variety of games, others are pretty well fixed on just one or two. Let’s look at several different play styles, the dos and don’ts for each and some tips to help you determine the best way to play with your dog.

People-Oriented Play

These are games for dogs like Dusty, who want to engage with you. The toy, working, herding, and sporting dogs, bred to have close relationships with humans, are high on the list of people-oriented players. Chase, hide-and-seek, and tug of war are great games for people-oriented dogs.

Be sure and establish clear cues and rules for these games they have the potential to be problematic if you don’t communicate well. You can be a little physical, as long as the dog doesn’t get “mouthy” or use the game as an excuse for body-slamming. Keep your physical contact at a low enough level that it doesn’t elicit aggressive responses. If your dog puts his mouth on your skin or clothing, you should immediately but cheerfully exclaim, “Oops!” or “Too Bad!,” and end the game.

One of Tucker’s favorite people-games is what my husband and I affectionately call “Growly butt scratch.” As the name implies, Tucker gets quite vocal when his rump is scratched, and will even swing his head around and bump his nose on your hand. He never bites, and his growl is a play growl. Nonetheless, this can startle unsuspecting visitors when they innocently reach down to scratch his offered hindquarters! If your dog has any similar games, it’s a good idea to pre-warn visitors.

Note: Some dog owners make the mistake of getting physical with a dog’s head – grabbing the cheeks, pushing and slapping at the face, and encouraging the dog to growl and bite back. This is a very bad idea, because it may encourage the dog to react aggressively when someone reaches for them – a response that could get them in serious trouble if someone misreads their intent even though they are “just” being playfully aggressive. The line between play aggression and real aggression can be fairly blurry, and if the dog crosses over the line to serious aggression, he’s in even deeper trouble.

Object-Oriented Play

These are activities for dogs whose idea of a really good time is to fetch a tennis ball, plush toy, or stick until they keel over from exhaustion. Lots of these dogs will also play with objects with other dogs, teasing a canine pal into a blood-pumping game of “Neener-Neener, I’ve Got the Toy,” which can morph into a canine version of tug of war when the teasee catches up to the teaser.

Some object-oriented dogs will even play by themselves, tossing a toy into the air and chasing or catching it, over and over. I know of at least one industrious Border Collie (and I’m sure there are more) who entertains herself by carrying a tennis ball to the head of a flight of stairs and pushing it off so she can chase it down the stairs and carry it back up, again and again.

Many of the herding, working, and sporting breeds are fond of object-oriented play. Games you can play with these dogs include fetch, find it, tug of war, and put it away. Be careful with this group they sometimes don’t know when to quit. I had to carry my first Australian Kelpie back to the car on two different occasions – both long hikes – before I realized I had to stop throwing her ball for her when I thought she’d had enough she would never stop on her own.

Speaking of stop, it’s a good idea to teach your object player an “All done!” cue, or they may bug you mercilessly to keep playing. I do that by saying “All done!,” and putting the ball immediately and firmly away in a closet or drawer.

Task-Oriented Play

These games are for dogs who need to do something meaningful. Terriers are great at this kind of play, as are the herding breeds, many of the working breeds, and some of the hounds. These dogs tend to take their play seriously once engaged, it can be hard to turn them off.

Terriers can get quite excited about games like “dig it” and “let’s look for a small rodent.” They also excel at complex behavior tricks. The scent hounds, of course, are virtuosos at “find it” they are limited only by your creativity. Herding dogs top the class at puzzle-solving and anything that resembles herding.

It’s easy to get caught up in the task-oriented dog’s intensity about their “jobs.” When you are using tasks as play, be sure to remember to keep it fun!

You’ve probably noticed that there’s a fair amount of overlap among these groups. Since our goal is to play with our dogs, we want all our games to be “people play,” at least to some degree. “Object play” often spills over into “task play.” In fact, while your dog may have a preferred play style, lots of dogs are perfectly willing to play whatever game you offer. You may have to help your dog develop his play skills in his non-native style, but he may surprise you with his heretofore hidden play talents.

Teaching Playfulness to a Dog

One of the saddest things about a dog who has never had a real relationship with humans is he may not know how to play. Backyard dogs and dogs who are institutionalized from early in life (puppy mill and poorly socialized kennel breeders, dogs who grow up in shelters without adequate stimulation) may not have had the opportunity to learn how to engage playfully with people. Many of them don’t even know how to play with other dogs! In fact, if you try to play with a dog like this you are more likely to scare him. You think you are acting playful and silly, but he just sees you as a human acting weird, and weird equals dangerous.

How do you teach a dog to play? If you’re starting with a new pup, you’re lucky with puppies, it’s pretty easy. Puppies are born to play! When they do silly, puppy things (non-destructive, non-dangerous behaviors that don’t undermine your good manners training), reward and reinforce them. Instead of always quashing your baby dog’s puppyness, direct it into acceptable outlets and encourage it.

For example, rather than reprimanding your pup for picking up stuff in his mouth, puppy-proof your house, and encourage him to include you when he plays with his toys. If he manages to pick up a forbidden object, invite him to bring it to you, praise him, and trade it for a treat. Bingo! You’ll have a pup who brings things to you. Don’t worry about making him give you the toy if you get grabby he’ll learn to play keep-away – not a good game! Instead, trade him for a treat, or a toy of equal or greater value.

Starting from early on, show him a toy, hide it in plain view and tell him to “find it!” As he gets the idea, hide the toy in less obvious places. Teach him to find your hiding kids and you’ll have a game the whole family can play, as well as a useful skill in case your kids, heaven forbid, should ever go missing.

When his behavior suggests an undesirable game he’d like to play, figure out how to direct it into a more acceptable activity. Is he digging holes in the backyard? Build him a digging box, bury his toys and bones, and help him dig them up. Eventually you can add a “dig it!” cue and teach him to dig at whatever spot you indicate.

Games for Adolescent Dogs

If you’re starting with an adolescent canine companion, you still have plenty of puppy energy to play with, although you may have to work a little harder to get him to play with you, now that he’s discovered the rest of the world. Start with games that appeal to him.

If he won’t chase things that you throw for him (balls, sticks, etc.), start by tossing yummy, high-value treats, one at a time. Toss one to your right, then one to your left, so he has to come back toward you each time.

When he realizes that delectable yummies are flying from your fingers and is enthusiastically pursuing the tossed goodies, add a cue before you launch, like “Get it!” Remember, you are playing, so any cues you use should be uttered in cheerful, we’re-having-a-wonderful-time play voice. The length of time you play each session will depend on your dog. Always stop while he is eagerly participating, before his interest and enthusiasm flags.

The next step is to stuff a yummy treat in a treat-holding toy, such as a Kong or Goodie Gripper toy, available from most pet supply stores and catalogs. Show your dog the toy with the treat in it, and toss it a very short distance. Let him get the treats out of the holes, then show him another food-stuffed toy, and toss it a short distance, so he leaves the one he has for the fresh one. Remember to keep it fun, with lots of happy praise.

While he is emptying the new toy, retrieve the first one, and stuff it again. When he’s ready, toss it a short distance. Keep swapping, restuffing, and tossing toys. When it’s clear that your dog enjoys this game, add your cue. As he gets good at running after the stuffed toy for short tosses, gradually increase the distance of your tosses. Chances are he will start bringing the first toy at least part of the way back to you, for which, of course, you will tell him he is absolutely brilliant and wonderful.

From there, your dog should be well sold on the fetch game, and can graduate to non-treat toys.

Stodgy Adult Dog Doesn’t Like to Play?

With seemingly non-playful adult dogs, follow the same, gradual steps for teaching play. Look for behaviors that lend themselves to games, and reward and reinforce your dog any time he does them. Encourage puppy-like behavior. Start small, and don’t overwhelm him. If your dog is intimidated by large displays of enthusiasm, keep your reinforcements small but sincere.

For the greatest success, remember to reward your dog with something that he loves. If you do it well, eventually the game will become its own reward. Then you’ll have a wonderful training tool that will allow you to reduce your dependence on food rewards.

For example, if your dog has learned to love playing tug, whip out your tug toy after a great stretch of heeling, and play the game as his reward. If he’s a tennis ball nut, throw his ball as his reward for a super recall, or for a dynamite distance down. Suddenly your entire training program becomes a game!

If you aren’t letting your inner child out to play on a regular basis with your dog’s inner puppy, you’re missing out on one of the greatest joys of sharing your life with a canine companion.

Games You Should NOT Play With Your Dog

A few canine games have high potential for reinforcing undesirable behaviors. While some dogs manage to play these games without apparent ill effect, the risks are great enough that we strongly suggest you avoid them, and thus avoid the risks altogether. After-the-fact behavior modification may be time-intensive and ineffective. Here are a few games we suggest you and your dog pass on:

Rough physical games. In addition to the notrecommended face-grab game (described in the text above), some owners like their dogs to get very physical in play, encouraging behavior such as mutual body-slamming and jumping up on humans. The problem is, it’s very difficult for a dog to distinguish between ready-andable play partners and frail and frightened ones.

It’s best to redirect high-contact physical activities to acceptable games such as tug of war (with rules). If you must teach your dog to jump up on you, or into your arms (we’ll admit this trick is cute), be sure to teach her that she can do it only when you give her some obscure verbal cue or hand signal that your grandmother is never likely to accidentally exhibit.

■ Chasing laser lights.It is entertaining to watch a dog chase a laser light beam with frenetic intensity, but BEWARE! The dog who most delights in chasing a laser light is the very dog who is most likely to turn the game into an obsessive/compulsive behavior known as shadow chasing. Shadow-chasers become fixated on any movement of light, and compulsively chase any light, reflections, or shadows that happen to cross their vision.

Obsessive/compulsive behaviors are frightening in their intensity, and difficult to resolve once they occur. Be smart and avoid this game – and any others that elicit intense, compulsive responses.

■ High-energy indoor games. In general, indoor games should consist of activities that require the dog to use his brain, not his brawn. Games that involve mad dashes around furniture, bouncing soccer balls off noses, and burrowing for hidden treasures, are best suited for the great outdoors – not just because they can cause damage to family heirlooms, but also because, in general, encouraging your dog to be calm and self-controlled inside the house is a better idea.

If you live in an apartment with no yard and the only way to exercise your high-energy dog is with indoor play, keep the games very structured. For example, roll a ball down stairs or a hallway, don’t throw it require your dog to “Wait!” before you release her to pursue the prey and have her sit and politely drop the ball into your hand when she brings it back. Ask for another “Wait!” before you roll it again. Practice some “moving downs” while she is on her way to the ball, and on her way back.

PLAYING WITH YOUR DOG: OVERVIEW

1. If you don’t already know how your dog likes to play, observe him to figure out how you can best arouse his interest. Select games that are likely to appeal to his natural play style.

2. If your dog has any tendency toward an obsessive/compulsive disorder (OCD), cancel any game that triggers his obsession. For example, chasing a laser light has set many a predisposed dog on the path to OCD.

Pat Miller, WDJ’s Training Editor, is a Certified Pet Dog Trainer, and president of the Board of Directors of the Association of Pet Dog Trainers. She is also the author of The Power of Positive Dog Training y Positive Perspectives: Love Your Dog, Train Your Dog.


Ver el vídeo: QUIÉN ES HOMBRE? Acertijos Y Adivinanzas Para Desafiar A Tu Cerebro


Artículo Anterior

¿Son los potos dorados tóxicos para los gatos?

Artículo Siguiente

Pastillas para la alergia que pueden ayudar a su perro con comezón cuando no puede visitar al veterinario

Video, Sitemap-Video, Sitemap-Videos