Consejos para jinetes jóvenes que quieren seguir una carrera con caballos


Ellison es un entrenador e instructor de equitación profesional. Dirige un programa de campamento de verano y ofrece a los niños una introducción segura a los caballos.

¿Sueñas con trabajar con caballos?

Sé que muchos jóvenes jinetes locos por los caballos sueñan con crecer y encontrar una carrera con los caballos. Ciertamente lo hice, y ese sueño es lo que puso en marcha mi programa y lo ha mantenido durante casi 20 años.

Un trabajo es mucho más que las ventajas

Todos sabemos las cosas buenas de trabajar con caballos: estar al aire libre, montar a caballo, interactuar con muchos caballos diferentes, tal vez algunos de ustedes tengan grandes sueños de convertirse en jinetes profesionales en una disciplina u otra. Todos sabemos lo que nos viene a la mente cuando pensamos en hacer de los caballos nuestra elección de carrera, y probablemente sea mayormente positivo. El propósito de este artículo no es desanimarlo, sino simplemente brindarle una visión realista de cómo es trabajar en el negocio de los caballos.

Los ciclistas profesionales de alto nivel son la minoría

Los nombres famosos en todas las diferentes disciplinas que escuchamos son la minoría cuando se trata de caballos profesionales. Estas son las personas que no solo tienen la dedicación para hacer lo que sea necesario, sino también las que están dispuestas a trabajar más duro y durante más tiempo para obtener oportunidades para ellos mismos. Tenían que ganarse el camino a su lugar en la industria. Tuvieron que hacerse un nombre porque, sin eso, no tendrían acceso a la calidad superior de los caballos que compiten en este nivel.

Se necesita tiempo y trabajo duro, y no se consigue de la noche a la mañana. Para muchos, nunca llega en absoluto, y aprenden en el camino y luego encuentran el nicho en el que caen en la industria del caballo en el proceso.

¿Está su corazón puesto en grandes metas?

Si su corazón está puesto en un gran objetivo de conducción competitiva, mi sugerencia es que use sus contactos de entrenadores locales para tratar de ponerlo en contacto con alguien que esté buscando un estudiante que trabaje.

Creo firmemente que la mejor manera de aprender la industria del caballo es sumergirse en ella, y ser un estudiante trabajador te mostrará muchos aspectos del mundo de los caballos y aprenderás muchas cosas que no obtendrías en ningún otro lugar además del establo. .

Aunque nunca tuve mucho interés en competir, fui un estudiante que trabajaba en una instalación de eventos durante mucho tiempo. Doy crédito a mi experiencia allí por mi capacidad de haber desarrollado mi propio programa y convertirme en mi propio individuo en cuanto a mi estilo de enseñanza y entrenamiento de caballos. Ser un estudiante que trabaja puede ser una forma de darte un respiro en el mundo competitivo si eso es lo que estás buscando, si puedes encontrar un trabajo en el granero adecuado.

Hay muchos arreglos diferentes para los estudiantes que trabajan, algunos incluyen un lugar para vivir, otros no. Algunos reciben pequeños salarios y otros trabajan estrictamente para la pensión y las lecciones de su caballo. La palabra importante que enfatizo aquí es trabaja porque ser un estudiante trabajador es trabajo duro. Horas largas, probablemente no muchos días libres y mucho trabajo físico.

Ser un estudiante que trabaja no es para todos, pero definitivamente es una gran experiencia para muchos con la dedicación y la ética de trabajo para ello.

Programas universitarios de estudios equinos

Muchas universidades tienen programas de estudios equinos. Me inscribí en uno brevemente después de la secundaria. No era para mí, y llegué a casa y salté directamente a un puesto de estudiante en el que me quedé durante seis años. Siento que salí de esa experiencia en mundos más allá de lo que habría aprendido en un programa de estudios equinos.

Lo que no obtuve de mi experiencia laboral como estudiante fue aprender el aspecto comercial de la industria. Aprendí todas las cosas prácticas y tuve más oportunidades de pilotaje de las que podría haber imaginado, pero hay un vacío en mi conjunto de habilidades cuando se trata de negocios.

Definitivamente, hay un valor en ir a la universidad en un programa de Estudios Equinos para aquellos que estén interesados ​​en eso. Especialmente en el mundo en el que vivimos, donde parece que la licenciatura es el nuevo diploma de escuela secundaria.

Tener un título siempre es beneficioso. Creo que si alguien me preguntara mi recomendación si deberían asistir a un programa de equinos en una universidad o no, les diría que deberían hacerlo. Un título de cuatro años significa mucho en el mundo actual.

Si un título en Estudios Equinos no es algo que crees que quieres hacer, tal vez te sugiera que vayas a una universidad local y obtengas un título en negocios o marketing. Mientras que, con suerte, al mismo tiempo encuentras un puesto de estudiante en el que puedas seguir creciendo en tu equitación.

¿Quieres ser veterinario o herrador?

La escuela veterinaria es difícil de ingresar. No imposible, pero difícil si no tienes un gran historial académico. También es muy caro, por lo que tendrás que considerar si es asequible para ti o no.

Las escuelas de herradores están disponibles en todo el país. Hay de todo, desde cursos cortos muy básicos hasta programas largos para aquellos que quieran convertirse en herradores profesionales.

Los caballos siempre necesitarán veterinarios y herradores, por lo que es una buena opción. Solo tenga en cuenta que ambos son trabajos físicamente agotadores, con un alto riesgo de lesiones. Además, ambos trabajos pueden tener horas exigentes. No deja mucho tiempo para su vida familiar o personal.

¿Instructor de equitación o director del campamento?

Nuevamente, este es un trabajo en el que tendrá que tener la base de conocimientos y el conjunto de habilidades para enseñar a los niños, así como para planificar actividades divertidas y atractivas para ellos. Aprender estas habilidades son todos objetivos razonables. ¿Solo piensa en dónde enseñarás? ¿En qué caballos? ¿Quién cubrirá su seguro de responsabilidad civil? ¿Puede enseñar lo suficiente como para pagar su seguro de responsabilidad civil?

Cuando imparte lecciones, normalmente trabaja cuando los niños no van a la escuela y los adultos no trabajan. Una vez más, volviendo al tema de no tener las mejores horas y que trabajará cuando muchos de sus amigos que no trabajan con caballos estén fuera.

Trabajos indirectos en la industria

Es decir, trabajos que no trabajan directamente con caballos, sino que brindan servicios que mantienen la industria en marcha. Trabajos como trabajar para una empresa de piensos o una tienda de complementos. Escribiendo para una publicación equina, todos estos todavía están en la industria del caballo, simplemente no te tendrán en un establo todo el día todos los días, lo que algunas personas podrían preferir.

Tienes que tener seguro médico

Ya sea que termine trabajando por cuenta propia en el mundo de los caballos o sea contratado por otra persona, debe tener un seguro médico cuando trabaje con animales de mil libras a diario. Así que, al planificar su futura carrera, asegúrese de que su empleador le proporcionará cobertura de seguro o de que usted gana lo suficiente para pagarla.

Trabajar con caballos es un trabajo duro

Para aquellos de nosotros que sabemos que queremos una vida con caballos y una vida en la industria del caballo, sé por experiencia personal que nadie cambiará de opinión una vez que hayamos decidido que es la vida que queremos. Es solo cuando eres joven y desde afuera mirando hacia adentro, parece que es tan divertido y fácil, casi no como un trabajo.

En realidad, ese no es el caso. Trabajar con caballos es un trabajo duro, físico y también mental, a veces también cuando se trata de caballos o clientes problemáticos.

Trabajar con caballos para su trabajo le quitará tiempo de sus propios caballos y de la equitación. A algunas personas que no son tan competitivas no les molesta esto, otras que tienen grandes planes de montar y exhibir pueden encontrarse dispersas haciendo tiempo para todo.

Los caballos te necesitarán los 365 días del año si surge una emergencia, no importa si estás fuera ese día o tienes planes, los caballos siempre serán lo primero.

Es difícil que trabajar con caballos sea "solo un trabajo", es más como un estilo de vida. Para aquellos de nosotros que lo amamos, no lo haríamos de otra manera. Definitivamente advierto que no es para todos.

Encuentre un profesional en la industria para acompañar

Si te gusto estás convencido de que trabajar con caballos es el único trabajo para ti. Te sugiero que encuentres a alguien que esté haciendo lo que quieres hacer profesionalmente. Un veterinario, instructor, piloto de espectáculos, en cualquier dirección en la que te gustaría verte yendo. Elija su cerebro sobre cómo llegaron a ese punto. ¿Qué consejo tienen? ¿Qué habrían hecho de manera diferente si tuvieran la oportunidad?

Creo que encontrará que mucha gente de los caballos está feliz de discutir con los jóvenes sus preguntas sobre el trabajo en la industria. No tenga miedo de hacer tantas preguntas y hacer tantos contactos locales con los profesionales del caballo como pueda.

Si eliges una vida con caballos y eres trabajador y dedicado, los caballos te darán la vida que deseas. Alguien muy especial para mí me dijo una vez "quédate con la granja y los caballos, ellos me dieron una vida y si te quedas con ellos ellos también te darán una vida".

He tenido algunos momentos difíciles en los que quiero rendirme, pero siempre recuerdo ese consejo, y estoy agradecido por la orientación que tuve cuando era más joven y tratando de descubrir cómo abrirme camino en este negocio.

Si realmente quieres hacerlo, no tienes miedo de pedir ayuda y eres un gran trabajador, ¡lo lograrás! ¡Feliz vida de caballo!

© 2018 Ellison Hartley


Conéctese con nuestro podcast

Pueblo natal: Harrodsburg, KY
Hora en MM: 1996 - 1997
Programa: Maestro de equitación II
Certificaciones:
Certificación de instructor de equitación
Clase favorita: Teoría de la equitación
Primer trabajo después de la graduación: Me tomé un descanso en mi carrera en el gobierno para asistir a Meredith Manor y perseguir mi pasión por los caballos y mis certificaciones, así que volví a dar lecciones y entrenar a tiempo parcial hasta mi jubilación en 2010. En ese momento, pasé un par de años administrando un rancho de caballos de 1300 acres en el norte de California antes de comprar mi propia instalación.

Trabajo actual:
Actualmente dirijo un programa de lecciones y capacitación en mi granja, Serenity Stables, en las afueras de Lexington, KY. También demuestro y hablo como clínico sobre varios temas en exposiciones nacionales, que incluyen Equitana, Rocky Mountain Horse Expo y Equine Affaire.

Utilizando los principios clásicos que aprendí en Meredith Manor como base para toda la conducción, enseño y entreno múltiples disciplinas y he ayudado a innumerables ciclistas a mejorar sus habilidades desde que obtuve mis certificaciones. He preparado con éxito a caballos y jinetes en disciplinas tan diversas como la doma, los eventos, las riendas, el placer, la conducción y los senderos de larga distancia. Trabajo tanto con competidores serios como con ciclistas recreativos que solo buscan estar más seguros en los senderos. Empecé con jinetes jóvenes que se han convertido en los mejores competidores nacionales en doma y competición, y he trabajado con jinetes mayores que están cumpliendo su sueño de tener su primer caballo.

Si bien la enseñanza es lo que más amo, he descubierto que es importante estar bien versado en todos los aspectos del mundo equino (capacitación, cuidado, compras) para ser un instructor exitoso o administrar sus propias instalaciones. Sería difícil ejecutar mi programa de lecciones sin tener también algunas habilidades como entrenador, ya que debo poder mantener entrenados a mis caballos de la escuela, y muchas veces los caballos de mis estudiantes necesitan reentrenamiento. Además, los clientes confían en mí para asesorar y ayudar con la compra de caballos adecuados para ellos y / o sus hijos.

Elegí no centrarme en una sola disciplina porque mi propia experiencia como ciclista es variada, y he disfrutado trabajando y siendo dueño de numerosas razas a lo largo de los años y compitiendo en muchos eventos diferentes. He participado en la capacitación y certificación de unidades de la policía montada, desarrollé un programa de insignias para caballos que es reconocido y respaldado por los Consejos de Girl Scouts, y soy líder de caballos 4-H certificada para mi condado. Adopto un enfoque integral de equitación para la enseñanza: la seguridad es la primera prioridad, pero también quiero que todos aprendan a cuidar y comprender a sus caballos.

He estado inmerso en el mundo equino durante más de 40 años, desde la caza del zorro hasta el empaque en las montañas, y mi pasión es simplemente ayudar a los caballos y sus jinetes a comunicarse mejor en cualquier disciplina que elijan seguir. Mi educación y certificaciones de Meredith Manor han sido invaluables para perseguir mi sueño y ser reconocido como un profesional en la industria del caballo.

¿Cuál es tu comida para llevar favorita de MM?
Disfruté mucho mi tiempo en Meredith Manor y absorbí toda la teoría de la equitación y la enseñanza que posiblemente podría ... una conclusión que me ha parecido divertido desde entonces fue lo buen ciclista que pensé que ya era cuando llegué (habiendo montado durante más de 20 años ) ¡y cuánto cambió y mejoró mi conducción ese año y cuánto aprendí!

¿De qué manera sus experiencias en Meredith Manor han impactado su carrera y quién es usted hoy?
Mi educación y certificaciones de Meredith Manor han sido invaluables para perseguir mi sueño y ser reconocido como un profesional en la industria del caballo. Las sesiones de equitación mejoraron y mejoraron enormemente los muchos años de experiencia que ya tenía cuando llegué y el trabajo del curso me enseñó cómo enseñar a otros de manera efectiva. No tengo ninguna duda de que mis certificaciones me ayudaron a ser más creíble como médico nacional y con las organizaciones Girl Scout y 4-H.

¿Algún consejo para los estudiantes que asisten a Meredith Manor?
Absorbe todo lo que puedas. Tenga la mente abierta, tal vez no sea tan bueno como cree. Continuar con la educación en la cría de caballos y la gestión empresarial y desarrollar buenas habilidades de servicio al cliente.


Estrategias para tener éxito en la Doma Clásica Intercolegial

Crédito: Cortesía, Fotografía de Casual Creations Los Campeones Nacionales de la AIF 2015 de Emory y Henry College (desde la izquierda) Entrenador Lisa Moosmueller-Terry, Nicholas Martino, Bailey Halverson, Karissa Donohue, Elijah Worth-Jones, Morgan Sollenberger, Amanda Snow y Emma Baltuskoknis

Para muchos jinetes universitarios de doma, el desafío de los académicos a menudo se combina con otro desafío: adaptarse a un nuevo sistema de espectáculo de doma basado en la atracción de equitación. Catch riding, aunque es más popular en los circuitos de espectáculos de cazadores / saltadores, ha ganado tracción en el mundo de la doma, particularmente entre las universidades cuyos equipos participan en la Asociación Intercolegial de Doma Clásica (IDA). IDA ofrece la oportunidad para que los motociclistas continúen, o incluso comiencen, sus carreras como ciclistas en la universidad. En los últimos años, IDA se ha vuelto inmensamente popular como una forma educativa y divertida, pero desafiante, para que los jinetes continúen sus carreras ecuestres en la universidad sin tener un caballo o hacer un gran compromiso financiero.

Una breve historia

Crédito: Cortesía de Kate Randall Fundada en 1995, la Asociación Intercolegial de Doma Clásica (IDA) ahora cuenta con más de 55 escuelas miembros en los Estados Unidos y aproximadamente 700 ciclistas compitiendo en espectáculos regionales y nacionales anualmente. En la foto, Sophia Rocco viaja para la Universidad de California, Santa Cruz.

Fundada en 1995, IDA comenzó como una competencia informal entre un pequeño grupo de universidades en el noreste de Estados Unidos. Sin embargo, rápidamente se convirtió en más que eso. Hoy en día, la organización tiene más de 55 escuelas miembros en los Estados Unidos y aproximadamente 700 ciclistas que compiten anualmente en espectáculos regionales y nacionales.

Beth Beukema, presidenta de IDA, ha estado involucrada desde los inicios de la organización, cuando un estudiante diseñó la estructura básica de la competencia y el sistema de puntos, muchos de los cuales todavía se usan en la actualidad. Beukema elogia la capacidad de la organización para introducir a nuevos estudiantes a la doma y brindar una oportunidad rentable para los ciclistas con experiencia previa. Debido a que el sistema de espectáculos de la IDA está diseñado específicamente para jinetes universitarios, muchos de los cuales no tienen un caballo, elimina los desafíos de la propiedad al presentar un sistema de atrapar caballos. En un espectáculo, a los jinetes se les asigna al azar un caballo del establo de la universidad anfitriona y se les dan 10 minutos para desarrollar un conocimiento básico del caballo antes de la prueba oficial. Atrapar la conducción es uno de los desafíos únicos que plantea IDA, e incluso los ciclistas que han participado en Young Riders en Prix St. Georges pueden encontrar desafiante viajar en IDA, dice Beukema.

Aunque un equipo IDA puede tener más de 30 ciclistas, solo cuatro miembros pueden competir durante un espectáculo individual. Para las universidades más grandes, esto da como resultado que algunos miembros puedan competir solo unas pocas veces durante la temporada, mientras que los miembros de equipos pequeños pueden competir en todos los espectáculos. Las pruebas y los jueces son como los de cualquier otro espectáculo de doma, pero los beneficios, y ciertamente los desafíos, se encuentran en el componente de atracción de la organización.

Beneficios y valor

Para muchos ciclistas IDA que esperan seguir una carrera en la industria equina, los beneficios de viajar en IDA son tremendos. Kari Briggs, entrenadora del equipo IDA de la Universidad de Otterbein, directora comercial del centro equino de la universidad y representante regional de la IDA, dice que como profesional equina se basa en sus experiencias previas montando una variedad de caballos.

Incluso los pasajeros que siguen trayectorias profesionales fuera de la industria pueden obtener muchos beneficios de una experiencia IDA. Tomemos como ejemplo a Sophia Rocco, una recién graduada de la Universidad de California, Santa Cruz. Rocco, quien se especializó en física, mostró IDA durante los cuatro años de la universidad. Ella dice que no solo aprendió a ser una ciclista más flexible y adaptable, sino que también le da crédito a la IDA por mantenerla mentalmente equilibrada y feliz mientras enfrenta presiones académicas. “Conducir es lo que me mantiene feliz y cuerda cuando la escuela se vuelve estresante”, dice. "Así que montar era menos un lujo que una necesidad".

Por supuesto, para los ciclistas que siguen carreras ecuestres, la oportunidad de mostrar y montar con frecuencia es uno de los mayores beneficios. Kelsie Bricker se graduó en 2015 de la Universidad de Otterbein y destaca el impacto de la organización en que se sienta más cómoda en el ring. Ella espera que esta confianza le sirva bien en cualquier futuro esfuerzo ecuestre.

Lisa Moosmueller-Terry, vicepresidenta de IDA y entrenadora de IDA para Emory and Henry University en Emory, Virginia, se hace eco de la importancia de ser un ciclista adaptable. "Un ciclista completo que tenga la capacidad de adaptación será un ciclista mucho mejor", dice ella. Moosmueller-Terry ha logrado un gran éxito en el ring de exhibición de IDA con una victoria en los Nacionales de IDA de 2015, además de varias victorias anteriores de Nacionales con Virginia Intermont College.

Finalmente, IDA ofrece un aspecto único de la doma que no se encuentra a menudo en el sistema tradicional de espectáculos: el espíritu de equipo. Beukema dice que la sensación de equipo es una de las mayores ventajas de IDA y una de las muchas razones por las que a los usuarios de IDA les encanta el programa. Cada ciclista del equipo, ya sea de primer nivel o de nivel introductorio, contribuye a la ubicación general del equipo de la escuela, lo que genera un sentimiento de camaradería. Rocco dice que disfrutó del aspecto del equipo: “[Fue] una experiencia muy positiva y de apoyo. La doma es normalmente un deporte tan solitario y personal, por lo que al principio no sabía muy bien cómo se traduciría en un deporte de equipo. Resulta que es una muy buena sensación tener ese equipo ".

Antes de la prueba

Crédito: Cortesía, Universidad de Otterbein Después de un calentamiento de 10 minutos, el ciclista de IDA es conducido a la arena para la prueba oficial. Debido a que los jinetes no tienen suficiente tiempo para conocer realmente al caballo, puede ser un desafío subir al ring mientras aún aprenden.

La preparación es uno de los elementos más cruciales para un viaje IDA exitoso y esa preparación comienza mucho antes del calentamiento de 10 minutos. Cuando un equipo llega a la universidad anfitriona, los jinetes observan cada caballo disponible en el "desfile de caballos", lo que sirve como una gran oportunidad para analizar el caballo desde el suelo. Briggs recomienda observar la calidad del caballo, su forma de andar y su comportamiento general en el ring.

Al analizar los caballos desde el suelo, Moosmueller-Terry dice que los jinetes deben desarrollar un buen ojo. Para muchos ciclistas, esto se hace mejor con la ayuda de un entrenador o un compañero con más experiencia. “Ver muchos caballos con alguien educado te ayudará a saber qué buscar”, dice ella. Ella les enseña a sus jinetes a observar la conexión y el impulso general del caballo antes de formular un plan para el paseo. “Luego observamos al caballo mientras realiza partes de la prueba y decidimos en qué debemos trabajar en nuestro calentamiento. Es posible que tengamos que trabajar para poner al caballo frente a la pierna o utilizar transiciones para obtener una mejor respuesta a la mitad de la parada ".

Además del desfile, cada universidad anfitriona compila una hoja de trucos para que todos los jinetes IDA la utilicen en los caballos disponibles. Por lo general, ofrece fragmentos de información, como "Mac puede ser pesado en el golpe de derecha" o "Al chocolate no le gustan las espuelas". Aunque parte de la información es útil, Jec Ballou, entrenador de nivel FEI y entrenador IDA de la Universidad de California, Santa Cruz, advierte contra depender demasiado de ella. “Muchos ciclistas leen estas notas como el evangelio”, dice. "Puede ser un flaco favor entrar en el ring con suposiciones sobre un caballo".

Ballou también recomienda saber cuáles son las ideas directivas y las marcas colectivas según los estándares de la USEF. Como cualquier prueba de doma, leer los objetivos de la prueba es importante. Si hay un componente de coeficiente, es bueno estar atento a ese elemento y quizás dedicarle algo de tiempo extra durante el calentamiento si otros aspectos van bien.

Habilidades útiles

Para lograr una asociación y crear un viaje armonioso, hay una variedad de habilidades que se pueden desarrollar. A menudo, los entrenadores universitarios son fundamentales para el éxito de un ciclista. Además, muchos programas universitarios de equitación ofrecen grandes oportunidades para que los motociclistas mejoren sus habilidades viajando con una variedad de entrenadores expertos.

Una de las cosas más importantes es la oportunidad de montar una variedad de caballos de forma regular. Para las escuelas con grandes programas ecuestres, esto no representa un gran desafío, pero para las escuelas con programas pequeños, esto puede ser más difícil.

Cuando entrena en la Universidad de Otterbein, Briggs dice que su equipo monta una variedad de caballos, lo que les sirve bien en el ring. “Los ciclistas que tienen la capacidad de atrapar bien la conducción o los ciclistas que tienen éxito en IDA tienen una bolsa de herramientas más grande de la que sacar”, dice ella. "Tienen habilidades y conocimientos desarrollados al montar una variedad de caballos y pueden reaccionar de manera apropiada al tipo de caballo en el que están montados".

En cuanto a las habilidades particulares del ciclista, la adaptabilidad es esencial y quizás una de las habilidades más importantes para el éxito. Briggs dice: "Si está acostumbrado a montar un caballo perezoso o un caballo que es aburrido con las ayudas, y dibuja un caballo más caliente y tenso, debe poder ajustar sus ayudas para satisfacer las necesidades del caballo".

Moosmueller-Terry enfatiza el desarrollo de sensaciones en sus jóvenes jinetes. “Algunas personas nacen con un sentimiento natural”, dice ella. "Otros tienen que trabajar duro para desarrollar esto". Trabajar con un entrenador o formador es fundamental en este proceso. "Feel se trata de comprender lo que sucede en el cuerpo del caballo mientras montas, de saber dónde se siente rígido o tenso".

Crédito: Cortesía de la Universidad de Otterbein Las pruebas y los jueces en un espectáculo IDA son como cualquier otro espectáculo de doma, pero los beneficios y desafíos se encuentran en el componente de atrapar caballos. Aquí, el equipo de doma de la Universidad de Otterbein celebra un exitoso fin de semana.

"El propósito de atrapar la conducción es conseguir un movimiento de calidad", dice Ballou. En los calentamientos de sus jinetes, pone un gran énfasis en encontrar pasos de calidad. “Muchos jinetes jóvenes de doma están obsesionados con poner al caballo en el freno”, dice ella. “Pero a menudo es mucho más efectivo comenzar con las transiciones. Tenga una idea de cómo responde el caballo a la pierna y no se preocupe por estar en el bocado desde el principio ".

Ballou también sugiere usar los primeros 60 segundos del calentamiento para determinar qué tan receptivo es el caballo. Pruebe los pasos y determine qué intensidad de las señales es necesaria para una respuesta del 100 por ciento, aconseja. “Siéntete cómodo experimentando con ayudas de diferentes puntos fuertes”, dice ella.

Tanto reconocer la intensidad necesaria de una ayuda como dar una ayuda en el momento oportuno son esenciales, dice Briggs. "Algunos caballos son aburridos y necesitarán ayudas más fuertes o más ruidosas, algunos caballos son sensibles y necesitarán ayudas muy sutiles y silenciosas, y el trabajo del jinete es reconocer el tipo de caballo que está montando y adaptarse adecuadamente".

Aunque la conducción IDA puede diferir ligeramente del formato de la doma tradicional, Moosmueller-Terry mantiene el enfoque confiando en la escala de entrenamiento durante los calentamientos de sus ciclistas. Ella dice que busca el ritmo y la relajación primero y luego aumenta a partir de ahí. “Si el caballo está tenso, parte de nuestro calentamiento consistirá en estirarse para relajarse y hacer que el caballo pase más por la espalda. Si falta la conexión, podríamos hacer más transiciones o algún trabajo lateral ".

Finalmente, Moosmueller-Terry dice que vale la pena recordar que cada calentamiento es diferente ya que un ciclista tiene solo 10 minutos. “Tienes que decidir dónde gastarás tu tiempo de manera más inteligente”, dice ella. “Si ves un problema en tu caballo, tu calentamiento puede estar funcionando para ver cómo montarás ese caballo para maximizar la calidad y encontrar la armonía. No vas a entrenar a un caballo en 10 minutos, por lo que debes establecer una relación de trabajo. Puede ayudar a un caballo a relajarse o ayudar a mejorar la calidad de la transición, pero en última instancia, está buscando desarrollar un entendimiento mutuo y desarrollar un paseo que el caballo estará feliz de realizar para usted ".

Montando la prueba

Una vez finalizado el calentamiento de 10 minutos, se lleva al ciclista a la pista para la prueba oficial. Debido a que los jinetes no tienen suficiente tiempo para aprender realmente el caballo, Moosmueller-Terry dice que puede ser un desafío entrar al ring mientras aún aprenden. Pero siempre aconseja a sus ciclistas: "Si descubre algo durante la prueba, actúe en consecuencia y mejore la segunda mitad de la prueba".

Generalmente, Moosmueller-Terry les dice a sus jinetes que se concentren en los elementos de la prueba que están bajo su control, especialmente si se encuentran con algún desafío con un caballo que no está dispuesto. "Monta lo que puedas controlar", dice. Concéntrese en la precisión de la geometría, el contacto constante y la posición correcta del ciclista. Siempre habrá variables con la conducción, pero al enfocarse en lo que es controlable, el resultado final casi siempre se puede mejorar.

A veces, los caballos entran a la arena y se vuelven completamente diferentes de lo que eran en el calentamiento. “Esto es especialmente difícil para mí como entrenador porque ya no puedo ayudar”, dice Moosmueller-Terry. Simplemente dice que para entonces espera que el ciclista haya desarrollado una base lo suficientemente sólida como para abordar los desafíos sin la ayuda de un entrenador.

Quizás el aspecto más importante de estar en el ring es el enfoque y la preparación mental (vea el recuadro a la izquierda, “Preparación mental para atrapar la conducción”). Ballou dice: “Una ciclista no tiene tiempo para ponerse nervioso o hablar con sus amigos en la banca. Estar en la zona es fundamental ”. Briggs está de acuerdo: “Toda conducción requiere un componente mental. IDA agrega una dimensión completamente nueva, pero es importante recordar que la equitación se trata de la asociación entre el jinete y el caballo. El breve tiempo de calentamiento limita la capacidad de uno para construir esa asociación. Por lo tanto, es importante mantener la mente abierta ".

Mantenerse positivo y presente también es importante, dice Briggs. “Los ciclistas a menudo luchan en IDA con el hecho de que un calentamiento de 10 minutos no es suficiente para cambiar nada. La frustración conducirá a un viaje deficiente y, en cambio, los pasajeros deben encontrar formas alternativas de lidiar con el problema ". Briggs enfatiza los beneficios
de basarse en experiencias pasadas de equitación para conectarse mejor con un caballo desconocido. "Si se basa en lo que le es familiar, estará un paso por delante de sus competidores".

La perspectiva de un juez

Crédito: Cortesía, High Time Photography IDA ofrece un aspecto único de la doma que no se encuentra a menudo en el sistema tradicional de espectáculos: espíritu de equipo. La camaradería de IDA es una de las muchas razones por las que los ciclistas adoran este programa único.

Sarah Geikie, jueza de nivel FEI con sede en Connecticut, ha juzgado a nacionales IDA tres veces. Cuando se le preguntó acerca de las diferencias en la evaluación de los programas FEI en comparación con los programas IDA, Geikie dice que, como todos los jueces, utiliza la escala universal de entrenamiento para evaluar al caballo y al jinete. “Cada vez, estoy muy impresionada con la calidad de los ciclistas”, dice ella. "Juzgo a los ciclistas de IDA con el mismo estándar que a los ciclistas de cualquier otro espectáculo".

Geikie también señala que el hecho de que el formato de los programas de IDA sea un desafío no significa que las pruebas sean mediocres. "He hecho que los ciclistas realicen pruebas del 70 por ciento que ganarían en una competencia abierta". De hecho, ella le da crédito a los pasajeros de IDA por realizar pruebas limpias y precisas. “No desperdician ningún punto por una conducción descuidada e imprecisa”, dice ella. "Muchos ciclistas abiertos podrían aprender de los ciclistas IDA en el arte de la precisión".

En cuanto a los consejos para garantizar una prueba de calidad, Geikie recomienda conducir con la mayor precisión posible con figuras correctas, utilizando las curvas y transiciones de calidad de conducción. Realizar estos aspectos de una prueba dará como resultado mejores puntuaciones en general. El mayor desafío que ve Geikie es que algunos ciclistas son conservadores o vacilantes en el ring. “Siento que el mayor problema es que los ciclistas realmente lo hagan”, dice ella.

Otras oportunidades

Para los estudiantes universitarios que asisten a escuelas sin un equipo IDA pero que aún tienen interés, Briggs los alienta a comenzar uno. "No te decepcionará", dice. “La camaradería entre los ciclistas y las oportunidades que reciben estos estudiantes es insuperable. No es necesario que pongas en espera tus objetivos de conducción. Experimenta IDA ".

Para los jinetes que no pertenecen a la universidad y que desean tener la oportunidad de montar y mostrar diferentes caballos, Briggs recomienda acudir a los establos de abordaje locales para obtener oportunidades adicionales de equitación o incluso puestos de trabajo para estudiantes. Muchos propietarios pueden tener un caballo que necesite ejercicio adicional algunas veces a la semana, y algunos jinetes pueden llegar a un contrato de arrendamiento a tiempo parcial.

El futuro de la IDA y la conducción universitaria ciertamente se está expandiendo y prosperando. Beukema dice que la organización está agregando clases de equitación de asientos de doma clásica para la temporada de espectáculos 2015-2016. Esto es especialmente beneficioso para las escuelas que no tienen caballos capaces de realizar movimientos de alto nivel, además de permitir que compitan más jinetes de equipos grandes.

Para muchos ciclistas, IDA es una gran oportunidad para sumergirse y explorar el mundo de la doma. Y para los entusiastas de la doma clásica, la asociación es un desafío, pero también una forma increíblemente divertida de pasar un fin de semana. Muchos ciclistas están de acuerdo en que la atmósfera y la energía de conducir para IDA son especiales. El componente de atrapar a caballo y la sensación de espíritu de equipo distinguen este sistema de espectáculos de otras competiciones de doma clásica.

Preparación mental para atrapar a caballo

El arte de la captura es poder procesar múltiples piezas de información al mismo tiempo y mantener su ingenio para ser efectivo. This skill set is one that can be developed by anyone, but the key is figuring out how to practice and prepare.

Simulating a catch-riding scenario at home during training is important, but can be challenging. Visualization of a successful ride is also a tool I would use extensively to prepare for these situations. The biggest mental mistake in this type of situation is losing focus or becoming hyperfocused. It is important as a rider, especially a catch rider, to be aware of circumstances that can create problems or dangerous situations, however being hyperfocused on these circumstances can sap your energy and decrease your focus on the end goal. Balancing your focus between the task at hand and the preparation you have already done is powerful. You need to be able to rely on your preparation, referring to it as you choose your next move, while still keeping the end goal in mind to help you figure out the path there. Focus is a muscle, so build more muscle! Most athletes and competitors miss great opportunities daily to practice flexing and building their focus muscle.

Create a plan for your rides—it is fun to hang out and chat while riding, especially during warm-up and cool-down, but for a catch rider, the warm-up is the most crucial part. Even during your everyday training, use the warm-up time to focus, evaluate the horse and decide what tools you need to successfully impact your ride. A great question to ask yourself over and over as you are developing this muscle is, What am I focusing on now? This will anchor you in the exercise and make that muscle strong. For riders who may become anxious or fearful before heading into the ring, breathing is your most powerful tool. It sounds so simple that we often dismiss the impact that deep breathing can have on performance. When we become anxious, our bodies become infused with blood and energy because it triggers our fight-or-flight mechanism, preparing us for survival. Our brains actually lose blood flow, thus dramatically reducing our cognitive capacity. When we worry excessively, we lose our ability to think our way out of a situation and, like a horse, we end up reacting instead of responding. Making great decisions requires great mental acuity and breathing is the fastest and easiest way to restore our brain to full function.


Sunday, January 10, 2010
Posted by Bonnie

FEI NORTH AMERICAN YOUTH CHAMPIONSHIPS

Jenkins continued to pursue her passion for horses at Lazy J Farm at a mere seven- year-old, riding Western as well as English. She recalls the exciting day when she got her first horse. “My parents bought me my first horse for my eighth birthday. He was a very large barreled 15.2 hand quarter horse. I looked like I was doing the splits across the saddle on him,” Jenkins laughed. It was with her quarter horse that McKenzie rode in her first dressage show at the Intro level. Little did McKenzie know back then that she would eventually be competing at international dressage competitions with some of the top young riders in North America.

Jenkins recalls becoming interested in Dressage after a family friend sent McKenzie and her parents to Michelle Deel in Conyers, GA. That was the weekend that Jenkins fell in love with Dressage. “I will never forget that weekend. Michele had a horse named Money Train. He was absolutely gorgeous. I watched Michele ride him, and watched him half pass across the arena, looked at my mom and said, "I want to do THAT."

Deel found McKenzie George, a Welsh pony with a jumping background. With Tami’s help Jenkins trained George to second level, and then sold him after she outgrew him.

Jenkins’ first Wellington experience was with Tsarina at the Palm Beach Derby riding 3rd level. Jenkins remembers being a little intimidated by all of the big names in Wellington, but excited by the idea of warming up in the same arena with dressage ‘celebrities’. “There were no other juniors at third level, so I was in an open class. I was in a class with Shelley Frances, Caesar Parra, and George Williams. I was so nervous, but so excited.”

Despite her achievements, Jenkins is humble and is quick to add that she owes much of her success to her trainer, Tami, her parents, and her horse Tsarina. “Tami Crawford is the reason I have had so many opportunities,” Jenkins said.

Recently though, McKenzie sold Tsarina to Amy Borner, which was a difficult decision for all involved. However, this story has a happy ending. Jenkins said, “When Amy came to try Tsarina, I think it was love at first sight. It made the sale easier and I am so happy for Amy. She sends me updates and pictures every week, which I love! I miss her very much, but am so happy Tsarina is making someone else as happy as she made me. ” For Jenkins and her trainer Crawford the importance of developing successful Young Rider horses is an important aspect to the program.

In between working her two new horses, Jenkins continues to show great dedication to dressage as she has recently taken on working for Tami Crawford as a full-time student. Jenkins, however, is excited by all of her new endeavors. “It has been a goal of mine to work for Tami since I started training with her eight years ago,” Jenkins said. Jenkins drives an hour each way to Traveler’s Rest Farm she emphasizes how it is worth it, and how it is both beneficial to her and her horses. “Traveler's Rest is a beautiful place with top notch facilities. Both of my horses will be in full training with Tami.”

Tami Crawford has obviously made a large impact on her life. “If I could give any advice to any junior/young rider it would be to find a great trainer that you click with,” Jenkins said, “Tami is always looking out for me even when she cannot be there. She is always positive, always smiling, always pushing me to meet my goals, and always looking out for what is best for me in and out of the saddle.”

Crawford, herself, has two upcoming superstar horses Wise Guy owned by Sue Ann Wells, and Roncali who is her own. “Both of them are fabulous 6 year olds who have the potential to be international stars,” said Jenkins.

Many Young Riders struggle balancing high school and college with their horseback riding careers. Jenkins, though, is thankful that she has been homeschooled most of her life. “There would be no way to be as involved with the horses without homeschooling. Homeschooling has made it possible to go to Wellington and now to be at Tami's more.”

As far as her social life goes, Jenkins admits that she’d rather be riding. “My mom likes me to have a day a week with no horse stuff, but honestly, I prefer to be at the barn far above doing anything else. One great thing about dressage and especially being involved in the Young Rider program is that I have friends of all different ages all over the country.”

As such a talented and experienced young rider, Jenkins is surely one to look out for on the ‘emerging Young Rider superstars’ list. Jenkins looks to the future in hopes to have a career in the horse world, but still remains focused on the present. “Right now, I'm just focusing on my new horses, my new job, and finishing high school, she said. “I'm not sure about college, but the place my family calls ‘Tami Crawford University’ is a great place to be.”


College Equestrian Teams: What’s The Best Fit For You? NCAA vs. IHSA

The end of May marks a new adventure for high school students across America: it is officially time to begin contemplating your college options. This task is particularly tedious for young equestrians, who often balance training and showing schedules in addition to their search for perspective colleges and the riding opportunities those colleges offer, so if you don`t have time for studying and riding on the horse our professional writers from Writemypaper.today can help you with writing your paper, dissertations in your future college, so you will have time to balance between boring studying and exciting riding. I had the opportunity to interview two young riders who have “survived” this process, and they have insight that I hope will help to answer some of your questions!

Grace Hickey
Grace Hickey is a finance major at James Madison University in Harrisonburg, Virginia. Originally from Bay Shore, New York, Grace has trained with Stephanie Proffe of FTF Equine Services LLC. for the past 7 years competing at all levels from schooling shows to the AA Circuit with ribbons from HITS Saugerties, HITS Ocala, The Garden State Horse Show, The Hampton Classic, and many more. Grace began attending James Madison University (JMU) as a freshman in the fall of 2016 and joined the schools IHSA (Intercollegiate Horse Show Association) team shortly after.

Grace Hickey riding Iamwhatiam, aka “Toby.” Photo Courtesy of Shannon Bower

Kennedy Knapic
Kennedy Knapic is a junior at Auburn University in Auburn, Alabama. Originally from Smithtown, New York, Kennedy rides with James Benedetto out of Northport, New York as well as her family’s own Knapic Stables. Kennedy has ridden for almost all of her life, with multiple Low Junior Jumper Classics at shows like HITS Saugerties, and in her final junior year qualified for all major equitation finals, including a Top 25 finish at Medal Finals on her children’s hunter turned big equitation horse, Zedulon. Kennedy was recruited for the Auburn University NCAA (National Collegiate Athletic Association) Equestrian Team in 2014, and began attending the university in the fall of 2015.

Kennedy Knapic riding Duell. Photo Courtesy of Mackenzie Michaels

1) What is the difference between IHSA and NCAA?
The most notable difference between IHSA and NCAA is the format of the horse shows. Both organizations offer a total of 4 events as well as both Western and English teams, and all competitors draw horses randomly. The format differs in that NCAA is a more “head to head” competition.
“In the NCAA format there are 5 horses to draw from and 5 riders riding to represent their school. This means that Rider from School A and Rider from School B would both be riding the same horse. They also draw their order (which girl warms up and rides the horse in competition first). If School A has 3 girls riding first in Event 1, they will have 2 girls riding first in Event 2. This lets the judge give scores for each ride that let them score two different riders handling the same challenges a horse presents to them over the same course or pattern,” says Knapic.
“IHSA format is more similar to a regular horse show with over fences classes and normal flat classes,” says Hickey. Multiple teams from each region will compete in an array of divisions, such as walk-trot, walk-trot-canter, novice, intermediate, and open. Hickey explains, “One rider in each class for each team is the designated point rider and the points they get (7 for first, 5 for second, 3, 4, 2, 1) will go towards the team’s total score at that competition. At the end of the day, the team with the highest score wins.” Additionally, riders can compete individually for points to try to qualify for regionals, and from there riders with enough points can attend Zones and then Nationals. Jump heights at IHSA shows are typically not as high as those at NCAA competitions and riders receive no warm-up at all before entering the show ring. Hickey also explains that many IHSA teams are even considered varsity teams and therefore receive more funding and support from the college.

2) Which organization recruits more of the “Top Level” riders?
NCAA is known to recruit more “top level riders”, considering they are offered at larger schools such as Stanford University, Auburn University, University of Georgia, and more.
“The NCAA’s ability to give out scholarships gives more incentive for top equestrians to go to college, therefore allowing them to recruit top levels of riders who may have had the opportunity to forgo college altogether to pursue professional careers after their junior years. It helps those riders with top talent have the resources to get an education, however in return you have to commit yourself to the school and the program. This only allows the recruitment of riders who have competed successfully at a certain level, which is often the big equitation,” Knapic explains.
Hickey also notes, however, that IHSA has also recruited some big-name riders (Whitney Roper and Emily Williams have won IHSA Finals in the past). Sometimes the decision on where to go just comes down to the amount of time the two teams require. “There is only one lesson required a week [for IHSA] versus practice 5-6 days a week for the NCAA. [And so] the people who are looking to participate in NCAA and IHSA usually are very different in their goals and the time they have available to commit to an extra curricular,” which is why many equestrians who plan on continuing to show on the circuit in addition to a school team choose to ride IHSA.

3) What quality are the horses your respective program?
While the quality of horses varies by school, both girls agree that the horses they get to ride are all of a high caliber. The James Madison University IHSA team competes out of Jason Berry Stables in Verona, Virginia which is a show barn that houses the program. Because of this, the team practices on “excellent horses,” because many of the team’s horses were competitive on the circuit before being donated to the program. At shows the team travels to, many of the horses at the other teams’ locations are of similar caliber because so many local teams are labeled as “varsity.”
Knapic feels the same about the horses in the NCAA program, stating that the team is “very blessed to have talented horses to work with,” because, “a lot of the horses we get are [in the program] because they were too difficult to compete on or have a quirky disposition, [however] given the talent of our riders and the program the horses are in they usually acclimate extremely well. We often receive horses that are getting older and have competed extensively and successfully throughout the circuit but are reaching a point in life where they need to jump smaller jumps, and so our program comes in handy to give those horses a purpose that keeps them fit and comfortable. Other times we get horses from people that would prefer them to go to the school and in return receive a tax write off, instead of the trouble that goes into advertising and selling them, or because they have a quality that makes them more difficult for sale.”.

4) What was your background in riding before joining your college team?
Both riders grew up around horses, and so continuing to be competitive in college was a no-brainer.
Grace Hickey began riding when she was 6, and later joined the FTF Equine Services, LLC. team and has ridden there with Stephanie Proffe for the last 7 years. She has competed at the 2’6” to 3’ level at shows such as HITS Saugerties and Ocala, the Hampton Classic, the Garden State Horse Show, and more. Hickey says, “Throughout my riding career, I have ridden many different types of horses and I enjoy learning how to quickly adapt to each one and tending to their specific needs while under saddle.”
Kennedy Knapic has ridden since she was 4 years old, and started to become more competitive around age 13. “I was lucky to be able to take my children’s hunter, Zedulon, and move up to the Big Equitation, qualifying for all the major finals and highlighting my time in the big equitation finishing in the Top 25 at Medal Finals in 2014 (my first and only year in the big eq). From there, I competed in the low junior jumpers and won a couple of classics at HITS Saugerties. Between my winters at Stonyhill Equestrian Center, my horses spent the summers in my backyard barn where I, with the help of my sister and parents, cared for our horses. We do everything from scheduling hay deliveries to mucking to riding. Because of this, I was really well rounded in not only the competition aspect, but the horse management aspect of being an equestrian.

5) Did the level of the riding team affect your college decision? If so, how?
Hickey and Knapic differ on their approaches regarding the riding teams at the colleges they were considering.
Hickey states, “during my college search, my main focus was to find a school where I would feel comfortable and happy while away from home. My other focus was to find a school where there was an excellent and competitive environment for me to excel academically. The idea was that if there was a riding team at the schools I was interested in, that’s great, but my main focus was academics first.”
On the other hand, Knapic says that, “the level of riding really did affect my decision. I only wanted to go to school as far away from Auburn if I was on the team, because being a ‘barn rat’ I didn’t know what I would do or how I would cope not having my horses and barn to get away to, especially since I was used to seeing my horses from my bedroom window. I was ready to take on the commitment that came with the NCAA program and was looking for the challenge. I also knew that for me, riding once or twice a week wasn’t going to be enough to keep me happy, and that I wanted to maintain a certain level of riding and fitness that the program would require of me.”.

6) How does your school handle the tryout process?
At James Madison, as with most other IHSA teams, tryouts are held two weeks after the first semester begins. Then, every rider trying out is assigned a random horse at the barn and has to complete one over fences course and a flat class of about 4-5 people. Hickey refers to the tryout process as, “simple and straightforward, because as a freshman trying out, there’s so much stuff going on [those first few weeks] that something super complicated might have actually melted my brain. The tryouts are laid back and definitely encouraging because we want people to come try out for the team.”
On the other hand, NCAA teams do not even hold tryouts, they only recruit riders. This means that every year, it is generally determined by the November before the school year begins which equestrians will be joining the school’s team, although occasionally they will add a few more riders at the last minute. “Our coaches often go to the big horse shows and finals like Devon, Maclay Finals and Medal Finals to watch large quantities of equitation riders and their performances, and then reach out to them afterwards depending on their age.” Additionally, many schools with NCAA teams offer camps and clinics for riders not attending the bigger finals. “This allows the coaches to watch you ride in an environment based on the format [of NCAA] because you are not riding your own horse, and they can get more of a feel of your talent as a rider.”.

7) Would you recommend riding on a college team to young riders in the process of selecting a college?
Both girls recommend joining a riding team in college, regardless of the level. Hickey reflects, “going into college I was apprehensive about joining the team because of the commitment and the amount of work I would have to put into it, but I can’t imagine myself without it now. Since joining the team, girls I never knew before became my best friends because of our love and passion for riding. I definitely recommend joining any type of team for a social aspect and to be surrounded by people with similar interests as you!”
Knapic agrees, stating “YES. A thousand times yes I recommend this program,” however, she warns that she would only recommend the program to young riders who truly understand that this is an NCAA team. This is because joining an NCAA riding team entails early morning workouts, GPA’s that must be maintained, and practices for multiple hours every day. “You will learn a lot about time management between the schedules we have for equestrian and for academics, but it’s worth every minute of it. It doesn’t matter if we’re at practice, workouts at 5:45 AM, or on a bus traveling to other schools meets you can bet we’re having the greatest time and making memories like no other. Isn’t that what college is about anyway?”

Overall, whether it’s IHSA or NCAA, both Grace Hickey and Kennedy Knapic can agree that riding on a college team is extremely beneficial to becoming not just a more well-rounded equestrian but person as well. Hopefully their insight is helpful to any young equestrian making college decisions!

About the Author: Annie Birmingham is an 18 year old equestrian from Long Island, New York. A freshman at Long Island University studying equine management, Annie can usually be found spending time at the barn and grooming at horse shows up and down the East Coast.


Ver el vídeo: Carreras de Caballos en Sahuaripa 19 de Diciembre 2017


Artículo Anterior

¿Son los potos dorados tóxicos para los gatos?

Artículo Siguiente

Pastillas para la alergia que pueden ayudar a su perro con comezón cuando no puede visitar al veterinario

Video, Sitemap-Video, Sitemap-Videos